DALIAS - Patrimonio Histórico Artístico

DALIAS - Los Baños de la Reina y el Pantano Arabe

Los Baños de la Reina y el Pantano Arabe

Los Baños de la Reina
Los Baños de la Reina se encuentran en lo que fue la alquería de El Hizán, en la ladera oeste del cerro en el que está la Ermita de Aljízar, y se pueden ver desde el camino que nos lleva al nacimiento de agua de Celín. Están situados en el margen izquierdo de la rambla de Almecete, junto a lo que fue un pantano, seguramente de la misma época, del que sólo se conserva la parte alta, utilizada hoy como camino.

De estos Baños, aún conservamos varios de sus muros y parte de su cubierta, siendo, los que mejor se conservan de los que existen en nuestra provincia. Este edificio del S. XIII-XIV, de planta rectangular, consta de un patio o vestíbulo y tres naves construidas sobre mampostería y mortero, desde donde se elevan sus muros con arcos de medio punto, que soportan las bóvedas de cañón que las cubren. Cada una con tragaluces o lucernas abocinadas que miden al interior unos 30 cm. se encuentran dispuestas en tres filas de cuatro o cinco tragaluces de forma octogonal-circular.

El pantano
Al tratarse de unos baños públicos, en torno a ellos debió girar buena parte de la vida social de aquellos años, pues allí se celebraban también fiestas, bodas y ceremonias (circuncisiones, por ejemplo). Los baños árabes eran usados indistintamente por hombres y mujeres, si bien, de forma alternativa, acudiendo éstas unicamente por las tardes.

Precisamente estas fiestas y ceremonias tenían lugar, preferentenente, en el patio o vestíbulo, donde también se debía pagar el precio de entrada. Esta parte se encuentra muy destruida y sólo se conservan algunos restos de sus muros. La primera nave, que tampoco se conserva en su totalidad pues tiene destruida parte de su cubierta, sería el frigidiarium, lugar en donde se tomaría un primer baño en agua fría. La segunda nave o tepidarium es la que mejor estado presenta en la actualidad. En ella se podrían tomar baños templados, pudiendo verse en uno de sus fondos, y sobre un poyo, restos de una bañera. Por último, la tercera nave, o caldarium, se encuentra también muy destruida y en ella se dsifrutaría de los baños de agua caliente gracias a una caldera que podría estar situada en un hueco que hay en el suelo.

El paisaje que lo rodea es de extraordinaria belleza con numerosos y pequeños bancales de regadío, el pantano árabe y la ermita de Aljízar.
Paisaje alrededores del Pantano